Cáncer de piel. Aprende a evitarlo

 

No queda mucho para que llegue el verano (de hecho, este calor en primavera no está recordando bastante a la estación estival) y, con él, los momentos de relax y tranquilidad para muchos. Aunque los hay que prefieren viajar a otros países y conocer mundo, es sabido que la gran mayoría de los que se cogen vacaciones en meses de verano prefieren un destino playero gracias al cual poder volver de sus vacaciones con un color de piel que sea la envidia de toda la oficina.

 

Desde hace años, eso sí, se ha puesto el grito en el cielo sobre el riesgo que la exposición solar continuada y sin protección puede causar. En Tahirah somos muy insistentes con este tema y es que este asunto parece no calar del todo en la mente de la sociedad. De hecho, la mayoría de las personas que nos hacen caso, sólo se echan protección solar en el momento en que van a la piscina o la playa y van a estar tumbadas al sol durante horas pero, ¿sabías que en primavera y verano deberías echarte protección solar todos los días? Te recomendamos comprar cremas hidratantes faciales que contengan protección solar, como nuestras cremas Tahirah, que tienen FPS desde 15 hasta 50 dependiendo de las características de tu piel y tus necesidades.

 

Sol y cáncer de piel

Son amigos entre ellos, pero es fácil separarlos. El cáncer de piel es, como ya sabrás, una enfermedad maligna que se produce cuando las células que la forman tienen la capacidad de dividirse y crecer de forma descontrolada. Aunque muchas veces hablamos generalizando de cáncer de piel, existen varios tipos. ¿Los más conocidos? Los melanomas y los carcinomas, los cuales aparecen, en la mayoría de los casos, por culpa de una gran exposición a las radiaciones solares (sobre todo UVB y UVA).

 

Vamos a explicarte más detalladamente esos dos tipos de cáncer para que los conozcas un poco más a fondo. Recuerda que al enemigo hay que conocerle bien para poder enfrentarte a él.

Melanomas

Cuando se da un melanoma, las células afectadas son los llamados melanocitos, es decir, las células productoras de melanina. Las radiaciones solares alteran su ADN y estas empiezan a crecer de forma descontrolada. Este tipo de cáncer se relaciona con la exposición al sol, por lo que suelen a aparecer en zonas que solemos exponer a las radiaciones solares. Ten especial cuidado si tu fototipo es del tipo I (piel céltica) o II (piel caucásica), es decir, si tienes piel y ojos claros y notas que no te bronceas con facilidad, pues este tipo de cáncer se da sobre todo en personas con esta tipología de piel.

 

Aunque es preferible que consultes siempre con un profesional en caso de duda, no es excesivamente difícil diferenciar un melanoma de un lunar común, pues estos suelen presentar un aspecto característico: asimétricos y con bordes irregulares, de un diámetro normalmente mayor de 6mm y generalmente suelen ser de color variado y cambiante.

 

Aunque es cierto que existen otras causas por las que una persona puede sufrir un melanoma, como antecedentes familiares o haber sufrido quemaduras solares durante la infancia, es cierto que el riesgo se eleva cuando la persona no se cuida frente al sol. No te la juegues. Es fácil evitarlos.

Canciromas

Frente a los melanomas, los canciromas cutáneos sí que son muy frecuentes y se suelen dar en personas de más de 50 años. Al igual que con los melanomas, tienen más riesgo de sufrir este tipo de cáncer las personas con ojos y piel claros, sobre todo las que hayan tenido que estar expuestas al sol durante un periodo de tiempo largo y de forma crónica. Estos pueden ser basocelulares o espinocelulares, siendo los primeros los más frecuentes, que son los que afectan a las células encargadas de la renovación de la piel.

 

El problema de este tipo de cáncer es que puede tener aspectos muy variados, desde manchas, costras, nódulos o úlceras que no cicatrizan, por lo que algunos pacientes pueden tardar mucho tiempo en descubrirlos. No obstante, su crecimiento es lento y no tienen tendencia a la metástasis a distancia, por lo que su índice de curación es muy alto.

 

Ahora que conoces un poco más a fondo el cáncer de piel, insistimos, NO TE LA JUEGUES. Estamos acostumbrados a ponernos crema solar solo cuando vamos a la playa, pero ¿sabes que andar por la calle más de 30 minutos tiene el mismo resultado? Es por eso que durante nuestro día a día y, sobre todo, en verano, también debemos acostumbrarnos a proteger nuestra piel. Como te hemos dicho antes, existen cada vez más cremas hidratantes que cuentan con protección solar para ir protegida durante todo el año. En Tahirah, todas nuestras cremas tienen FPS 15 (excepto nuestra crema Protech, con FPS 50).

 

Y si esto no te ayuda para alertarte sobre los riesgos de sol en nuestra piel, ¿Sabías que la exposición solar provoca arrugas? Tomar un poquito el sol te beneficiará, pero todo, en exceso, es malo.

Cuídate. La salud es belleza.